Rutas con Historia

La Batalla Olvidada

La Batalla Olvidada una de las operaciones mas desconocidas de la Guerra Civil Española pese a la magnitud de los combates y fuerzas implicadas.

La Batalla Olvidada

En el año 1938 la Guerra Civil Española entra en su segundo año, el que va a suponer el punto de inflexión por la supremacía entre los dos bandos. Tras una serie de reveses militares que han mermado los recursos y la moral de las armas republicanas, a principios de marzo se inicia una amplia ofensiva en Aragón con la que los Nacionales quieren alcanzar el Mediterráneo y partir en dos el terreno de la República. Pero el Ejército Popular Republicano dista de estar derrotado, tenaz y sufrido trata de salir de las cuerdas resistiendo sobre el terreno y con maniobras de flanco para contrarrestar el esfuerzo principal del enemigo. Así a finales de marzo el Mando Supremo del Ejército de tierra dispone que el IV Cuerpo del Ejército, dirigido por el Mayor de Milicias Cipriano Mera, actúe ofensivamente en Guadalajara con el fin de ayudar al Ejército del Este. El Plan de operaciones contempla  atacar con dirección a Alcolea del Pinar y Sigüenza, profundizando hacia Ariza, cortar  las comunicaciones con Molina de Aragón, algo que si sale, comprometerá muy seriamente todo el frente alcarreño-aragonés para los Nacionales.

En la última semana de marzo se concentra en el Alto Tajuña la Agrupación de Maniobras que a cabo la ofensiva con las divisiones 5ª, 6ª, y 14ª del EPR. Mientras la 5ª División ataca la cabeza de puente de Abánades, corresponde a la 14ª División romper el dispositivo enemigo del extremo oriental de la maniobra, a lo largo de los 15 Km comprendidos entre la Ermita de Sta. Catalina y el río Ablanquejo. Sera un hueso duro de roer para la 70 y 98 Brigadas Mixtas, encargadas de tomar las alturas que los nacionales han fortificado en torno a Sotodosos y Riba de Saelices. Al otro lado del frente la 75ª División que manda el General de los Arcos ha sido prevenida de un inminente ataque, pero no de la magnitud del mismo, ni del a determinación con que va a llevarse a cabo.

La ofensiva no comienza con demasiado buen pie en el sector oriental. La infiltración nocturna que había planificado el Estado Mayor Central no es posible ante unas defensas enemigas mucho mas compactas que las descritas por los informes de inteligencia y la operación no comenzara hasta las 7:00 horas, perdido ya el factor sorpresa. Así mientras la 98 Brigada Mixta ocupa Ribarredonda y consigue avances limitados sobre sus objetivos fieramente defendidos por el 2º Batallón de Simancas, la 70 Brigada Mixta sufre un duro varapalo ante sólidos fortines protegidos por tres líneas de alambradas, con un estudiado plan de fuegos. Desde el 20 batallón de San Quintín y el 183 de la Victoria baten implacablemente con armas automáticas toda posible vía de infiltración. Los nacionales mueven de inmediato sus reservas más próximas y el sector es reforzado por la Bandera de Falange Orense, a la que no tardan en unirse los Batallones 277 de San Fernando y 2 de Milán. La compañía de tanques que debía apoyar el avance sobre las posiciones de Puntal de Abejar y Mocasilla  ”se despista”  dejando a la infantería republicana sin más recursos para romper las alambradas que su propio coraje, al que no va a la zaga el de los defensores. Pese al derroche de valor de los atacantes y el eficaz fuego de su artillería, los reiterados asaltos se estrellan una y otra vez contra las fortificaciones. Para la 70 Brigada Mixta la jornada concluye sin haber alcanzado ningún objetivo y con un 15% de bajas, entre las que se encuentran numerosos comisarios y mandos, como el mayor al mando del 278 Batallón, abatido cortando con sus propias manos las alambradas al frente de sus hombres.

Mejor van las cosas en el sector occidental. Pese que la operación ha comenzado  a las 15:00 h, demorada 12 horas por una reorganización del orden de despliegue, se progresa rápidamente. A las 16:00h la 2ª Brigada Mixta conquista Cerro Blanco y Vértice Cerro y una hora más tarde Cerro Rojo.  La perdida de estas alturas sobre Abánades complica mucho a los Nacionales la defensa del resto de posiciones al otro lado del río, donde el I Batallón de Gerona se pega al terreno como puede. La mañana del 1 de abril se toma la cota 1.118 al sur de Abánades y fuerzas de la 39 Brigada Mixta combaten por las posiciones de Lastras y El Roldan. A última hora de la tarde, la Brigada Mixta se hace con Lastras y ya en noche cerrada, con el Rondal. La Cabeza de Puente de Abánades ha caído y la 5ª División republicana entra en el pueblo.

En el sector oriental la nueva jornada es más propicia para el Ejército Popular y mientras la vapuleada 70 Brigada Mixta se lame las heridas, a las 14:00 la 98 Brigada Mixta ha conquistado los vértices Calabazas, Millán y Montecillo, así como otras cotas estratégicas entorno a los mismos.  

En Abánades el Batallón 268 de San Fernando que acude desde Renales se sitúa en el Castillo, aún no ocupado por los republicanos, pasando a ser la posición más avanzada de los Nacionales en el sector. Sobre él apuntalan una línea enlazado las posiciones que aún conservan sobre el Tajuña, mientras con las reservas de las vecinas 73 y 74 divisiones se acometen los primeros contraataques el 2 de abril y la 2ª y 39 Brigadas Mixtas se distribuyen la defensa del las posiciones conquistadas. Este mismo día, la 70 Brigada Mixta vuelve a la carga sobre Puntal del Abejar. Tras un intenso duelo artillero, y pese al apoyo renuente de los tanques – el oficial de carros alega haberse quedado sin municiones y es amenazado con ser pasado por las armas si no acompaña a la infantería- se consigue romper las alambradas y tomar uno por uno los fortines de del Puntal del Abejar, que a las 11:30 h está ya en manos republicanas, mientras el ataque prosigue hacia la Molatilla, tomándose a las 19:30 h la cota 1.206. El día 3 a las 19:00 h se toma el vértice Molatilla, que es rebasado; y el día 4 los esfuerzos se concentran sobre la Mocasilla, pero la 2ª Brigada Mixta no enlaza con el flanco izquierdo de la 70, que no puede así completar el envolvimiento del último baluarte de los nacionales en las tierras altas. También el apoyo de los tanques que sigue consumiendo demasiado rápidamente sus municiones, vuelve a ser deficiente, hasta el punto que el comisario del 280 Batallón ejecuta de dos tiros al teniente de carros en mitad del combate por “cobardía ante el enemigo” y para colmo la aviación nacional irrumpe con 40 trimotores paralizando las operaciones, pese a lo cual los republicanos ocupan a mediodía los fortines de las cotas bajas. El día 5, tras una preparación artillera y con un apoyo más resuelto de los tanques, 280 Batallón se infiltra por la retaguardia de la Mocasilla y toma el fortín principal de la vertiente este, aunque los nacionales retienen los últimos bastiones en el vértice.

En el sector de Abánades también han sido tres días de durísimos combates. La 66 Brigada Mixta refuerza las baqueteadas 2ª y 39 revitalizando el avance hacia Cortes de Tajuña y Luzaga, que progresa varios kilómetros. El 20 Batallón de San Quintín el 267 de San Fernando y el 266 de Serrallo se clavan en el terreno y son envueltos sufriendo graves pérdidas. El mando de la Agrupación de Divisiones de Soria se las ve y se las desea para que una ruptura en profundidad de los republicanos no conduzca al desmoronamiento general del frente, pero el Ejército Popular ya ha llevado a cabo su esfuerzo máximo. El desgaste, las elevadas bajas y la falta de reservas paralizan la progresión y el 6 de abril las fuerzas republicanas pasan tácticamente a la defensiva, fortificando febrilmente sus posiciones.

Los nacionales también han consumido sus reservas divisionarias, pero reciben abundantes refuerzos de otros frentes. Llegan al Alto Tajuña unidades de choque como la 152 División Marroquí del General Rada, la 2ª Brigada de 61 División de Navarra del General Muñoz Grandes, al mando del Teniente Coronel Esparza, trasladad desde el frente del Cinca y la Brigada Pueyo de la 18 División, integradas por fogueadas tropas   africanas procedentes de Ciudad Universitaria. Los republicanos  relevan a sus brigadas unidades más castigadas y la 138 Brigada Mixta –que guarnecía inicialmente el sector – releva en el sector de Abánades a las exhaustas  2ª y 39, mientras en el sector oriental la 28 y 75 Brigadas Mixtas toman el lugar de la 98 y 70- esta última con el 50% de bajas- . Los nacionales pueden ahora contraatacar  con esta superioridad  de medios y quieren recuperar las tierras altas. La lucha será especialmente dura en el Vértice Cerro, férreamente defendido durante tres días por el 550 Batallón ante la I bandera del Tercio y otras unidades de choque, así como en el sector oriental, donde los nacionales están decididos a arrebatar a los republicanos los valiosísimos observatorios conquistados, para lo que el 16 de abril lanzan una contraofensiva con cinco batallones y abundante apoyo artillero y aéreo sobre las  posiciones que defiende la 28 Brigada Mixta. Los nacionales recuperan las posiciones de Mocasilla, Molatilla y cota 1206, pero no el Puntal del Abejar, donde el 109 Batallón cumple a rajatabla la orden de defender la posición hasta el sacrificio.

Finalmente, el 18 de abril el frente se estabiliza en un trazado algo más convexo hacia el norte, la magra ganancia de los republicanos tras casi tres emanas de combates. La Batalla Olvidada había terminado tan súbitamente como empezó, pasando a ser una de las operaciones mas eclipsadas de la historia de la Guerra Civil pese a la magnitud de los combates y fuerzas implicadas – prácticamente un cuerpo del ejército contra otro- y las mas de 7.000 bajas sufridas entre ambos bandos. 

Pases Disponibles

Bibliografía, Créditos y menciones

Texto propiedad del Museo Histórico Municipal de la Guerra Civil Española de Abánades

Comentarios sobre La Batalla Olvidada

Rafa
Rafa12/09/2013

Os recomiendo visitar el Museo que existe en el pueblo, es pequeño pero está muy bien ambientado y resulta interesante.

Deja tu comentario sobre La Batalla Olvidada

Desconectado Desconectado

Debe identificarse como usuario para comentar.